Inicio

EL MATARIFE ECOPETROL

Ya desaparecieron los anuncios de las grandes utilidades de Ecopetrol y la alegría por las utilidades de la petrolera estatal. De los grandes dividendos se pasó al endeudamiento internacional de US$ 2.000 millones y a la incertidumbre del mercado en el futuro.

Esa incertidumbre quieren trasladarla a los trabajadores y sus familias con la modificación de las condiciones salariales y laborales, utilizando como escudo la pandemia y una falsa cuarentena, que nunca existió por Ecopetrol prestar un servicio básico.

La crisis de Ecopetrol no la creó la pandemia, es la crisis endémica del capitalismo que la causó al acudir al modelo neoliberal como remedio. Somos un país víctima del extractivismo, eje fundamental en el absurdo Plan Nacional de Desarrollo que no diversifica la economía, gran desbalanceador de las cuentas nacionales al dejarnos a merced del suba y baja del precio de las materias primas en un mundo de un mercado en crisis.

El triunfo de Ecopetrol era para los accionistas y las petroleras, pero ahora, en la mala racha, el gobierno decidió que la tragedia sea para los trabajadores que ven amenazados sus derechos y condiciones salariales y laborales y para el conjunto del pueblo colombiano que perdería los ingresos de la petrolera al ser enajenada.

Las medidas anticrisis del Grupo Empresarial Ecopetrol son funestas, tanto para las familias de los trabajadores como para las regiones petroleras, al tiempo conspiran contra la activación económica al reducir parte considerable de la capacidad de compra en un mercado deprimido por la cuarentena y la poca movilidad de mercancías.

Al declarar la Emergencia Económica por segunda vez, sigue el presidente Duque y su ministro Carrasquilla, con la firma de los demás ministros, insistiendo en la privatización del negocio más rentable: los oleoductos. De esta manera, saltan a darle la mano a poderosos grupos financieros sacudidos por la crisis.

Con este macabro designio, se ha diseñado un plan de "retiro", en apariencia "voluntario", que cortaría cabezas a centenares de trabajadores, como lo harán con el improvisado teletrabajo que, poco a poco, irán llevando a la informalidad del "trabajo en casa" para continuar adelgazando la nómina de Ecopetrol y debilitando al sindicato Unión Sindical Obrera de la industria del petróleo, USO.

También, los "matarifes" de la dirección del Grupo Empresarial Ecopetrol y del ministerio de minas y energía, arremeten contra los derechos de los trabajadores en salud, educación, vivienda y pensiones, así como también pretenden forzar el paso a la sociedad por acciones Cenit a los trabajadores del oleoducto adscritos a la vicepresidencia de transporte, para lo cual presiona y chantajea con un ejército de relevo que entrena para vincularlo masivamente en condiciones laborales paupérrimas, al margen de la Convención Colectiva de Trabajo Vigente entre la USO y Ecopetrol.

Para impedir la protesta de los trabajadores que no cesa, el Grupo Empresarial Ecopetrol está utilizando la falsa cuarentena del gobierno Duque para impedir el papel del sindicato y sus dirigentes, bloqueando el ingreso a las plantas con falsas medidas sanitarias; tanto es así que mientras incumple con los protocolos indispensables en bioseguridad, vuelve las áreas de producción campos de concentración al estilo nazi.

Hacemos un llamado a todos trabajadores de Ecopetrol y la industria del petróleo a no dudar y persistir en su tradición de la lucha directa, masiva, por sus derechos y no confiarse en ninguna de las ofertas de "solución" de la patronal que en diferente medida son engañosas. Es un llamado a mantener su apoyo creciente al liderazgo clasista de la USO que persiste en aplicar la Plataforma de Lucha de su histórica y batalladora organización sindical.

En correspondencia con la gravedad de la situación, invitamos al conjunto del movimiento político, social y sindical a aunar esfuerzos en la lucha contra la privatización de Ecopetrol y a organizar de inmediato toda la solidaridad con los trabajadores del oleoducto y el Grupo Empresarial Ecopetrol.

Instamos a la bancada alternativa que representa a la oposición en el Congreso de la República a poner en primer plano el debate sobre la situación económica de Colombia y sus ciudadanos, a tratar de frenar, con su presencia en la calle, la privatización de las empresas estatales que entregan recursos permanentes y frescos al fisco nacional, ahora que las afugias por la cuarentena abundan y el camino de los empréstitos no es la solución pero se viene abriendo paso con los abusivos Decreto-Ley de emergencia, que dictatorialmente utiliza el gobierno de Duque y su vice presidenta.

¡Viva la luchas de los trabajadores petroleros! ¡Atrás la privatización de los oleoductos de Ecopetrol-Cenit! ¡No a las medidas pro-fascistas de la falsa cuarentena! ¡Fuera del gobierno... Duque y su vicepresidenta!

Movimiento por la Constituyente Popular -MCP

Coordinador Nacional Colombia, mayo 27 de 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.