Inicio

¡NO MÁS AGRESIONES YANQUIS CONTRA VENEZUELA!

¡NO MÁS AGRESIONES YANQUIS CONTRA VENEZUELA!

Acusar de narco-terrorista al Presidente constitucional y legítimo de la República Bolivariana de Venezuela, y a otros altos funcionarios del Estado de la vecina nación, es otro paso de la conspiración contra el pueblo de Venezuela, urdida desde las oficinas de la CIA y el Pentágono bajo la guía del ministro Mike Pompeo, jefe del departamento de estado del Gobierno de Donald Trump.

Esa conspiración incluye el brutal bloqueo yanqui a los venezolanos y una serie de intentos fallidos de golpes de estado y para asesinar al Presidente Maduro. Además, como amenaza grotesca, hoy es otro soporte para plantear un mal llamado "gobierno de emergencia" que antes se denominó "gobierno de transición".

Consideramos que en medio de las dificultades y limitaciones que nos impone la cuarentena por la pandemia del Coronavirus, es indispensable mantener en alto las banderas de la solidaridad internacionalista y rechazar de distintas formas las políticas y propuestas injerencistas, contra el pueblo y gobierno legítimo de Venezuela, de los imperialistas del gobierno norteamericano.

Para el pueblo colombiano es repudiable y triste que el gobierno de Iván Duque haga parte de esos procederes para pisotear la soberanía nacional y popular de los venezolanos. Duque  tiene los servicios de inteligencia de su gobierno a disposición de esa conspiración internacional urdida por Washington mediante el Grupo de Lima y la OEA, con la complicidad de algunas potencias europeas.

Fue el oficial retirado de la fuerza militar venezolana, Mayor General Clíver Alcalá Cordones, quien declaró a la Radio W de Colombia el 27 de marzo que es comandante de un grupo de asalto desde su residencia en la ciudad colombiana de Barranquilla, grupo que viola el código penal al traficar con armas en el territorio nacional con el manto de impunidad de miembros de los  cuerpos de inteligencia.

Es un grupo de asalto formado por paramilitares colombianos y venezolanos al servicio del falso presidente Juan Guaidó, como ya lo ha denunciado con mucha anticipación y acierto el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

El mundo democrático y progresista, al igual que repudia el criminal bloqueo gringo a Venezuela, que deja en peores dificultades al pueblo frente a la pandemia COVID-19, también ha de rechazar este montaje judicial contra el Presidente Maduro que deja a todas luces los planes de iniciación de un nuevo paso hacia la invasión militar yanqui del territorio venezolano.

No es el gobierno y el régimen de Venezuela el del General panameño Manuel Antonio Noriega, quien fue víctima de similar acusación, utilizada por el departamento de justicia del gobierno de Estados Unidos para justificar la invasión, denominada "Operación Causa Justa", de los marines norteamericanos en Panamá entre el 29 de diciembre de 1989 y el 31 de enero de 1990 cuando reinaba la barbarie del criminal de guerra, presidente George H. W. Bush.

Esta es una forma de reedición de la guerra fría, va contra un pueblo que busca un camino de independencia nacional para no seguir bajo los dictados del FMI y las petroleras norteamericanas, que busca un cambio social que salte por encima de la pobreza y la represión como lo expresó contundentemente con el "caracazo" de febrero de 1989 que embistió contra el modelo neoliberal aplicado, hasta llegar al delirio furioso, por el expresidente Carlos Andrés Pérez. Ese levantamiento general del pueblo de Caracas y toda  Venezuela meses después se proyectó en la elección del Comandante Hugo Chávez Frías como Presidente de Venezuela con su proyecto de "Revolución Bolivariana".

Los métodos de dominación colonial del imperialismo están en crisis, así lo evidencia el entramado tras el desborde de sus orillas sociales, económicas y políticas con la implosión capitalista manifestada en el COVID-19. Sin embargo, los imperialistas yanquis y sus lacayos se apegan a ellos y consideran que las jóvenes generaciones no van a seguir la lucha de clases contra sus designios hasta lograr la victoria revolucionaria sobre el capitalismo.

Como parte de la corriente progresista, democrática y revolucionaria de nuestro continente y el mundo, el Movimiento por la Constituyente Popular -MCP- invita a seguir esforzándonos en la construcción de un Frente Antiimperialista que, entre sus tareas, de continuidad al impulso al respeto a la soberanía de Venezuela, trabaje por la derrota del bloqueo yanqui al hermano pueblo y asegure el reconocimiento de Nicolás Maduro Moros como Presidente legítimo de Venezuela. Igualmente, ese Frente debe seguir rechazando las jugarretas imperialistas con el diputado Juan Guaigó, la política internacional intervencionista y militarista de Donald Trump y brindando todo el apoyo al pueblo venezolano y sus luchas por la libertad.

Comité Nacional

Movimiento por la Constituyente Popular -MCP-

Bogotá, abril 01 de 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.