Inicio

ANTE LA PANDEMIA EXIGIMOS MEDIDAS Y SALIDAS GUBERNAMENTALES CONTUNDENTES

ANTE  LA PANDEMIA EXIGIMOS  MEDIDAS Y  SALIDAS  GUBERNAMENTALES CONTUNDENTES

La declarada pandemia del COVID 19 por la Organización Mundial de la Salud –OMS-, con un considerable  porcentaje de mortalidad, no  por no tener un tratamiento, sino   por la incapacidad de un sistema de salud mercantilizado, para atender los contagiados,    ha sacudido la economía mundial agravando la crisis,  generada desde hace varios años por la voracidad del capital, de querer incrementar la tasa de ganancia a costa inclusive  de la vida en el planeta.

Una lección de esta pandemia es que ningún país por desarrollado que sea,  está en capacidad de derrotarla sin consecuencias fatales, si no toma medidas contundentes y a tiempo para contenerla y enfrentarla, ej: Italia, China,  España,   Francia, entre otros.

Llama la atención   el pánico generado por el poder político y económico en esta pandemia, pero a la vez las medidas tardías de aislamiento, confinamiento y distanciamiento social, ordenada por los gobernantes. Será que el mundo capitalista en crisis,  necesitaba esta pandemia y la generó para justificar  la aplicación de medidas económicas y sociales que conduzcan a una mayor flexibilización laboral y así paliar su crisis descargándola aún mas en los hombros de los trabajadores y el pueblo?. Según datos científicos, el porcentaje de  fallecidos (4%) es  muy inferior al causado por  otras pandemias como:  la peste bubónica (peste negra), el SARS, la malaria y enfermedades como el cáncer, SIDA, por no hablar de las muertes en el mundo por desnutrición.   

Las medidas para contener y enfrentar esta pandemia, han sido insuficientes y tardías porque ha prevalecido en el poder político y económico, los intereses del capital al de la vida de la humanidad. Además han  generado contradicciones entre la misma burguesía, porque chocan con intereses imperialistas.

La llamada cuarentena implementada por diferentes gobiernos entre ellos el de Colombia, que implica el aislamiento, confinamiento, distanciamiento social, es ineludible e indispensable, pero puede desbordarse y causar un nuevo estallido social, si los gobernantes no garantizan a los sectores vulnerables el alimento, techo y  los demás servicios esenciales, porque la amenaza principal ya no sería el COVID 19, sino la hambruna. A pesar de las promesas demagógicas de varios gobernantes, de garantizar en esta pandemia los servicios esenciales a los sectores vulnerables,   no hay credibilidad porque no hay condiciones ni logísticas, ni financieras para ello, por la  enorme deuda social que hay con las mayorías de este país.

Un ejemplo concreto que demuestra la incapacidad de este régimen, para garantizar condiciones dignas al pueblo, es el hecho reciente  ocurrido en la mayoría de los centros de reclusión de presos: el amotinamiento   causado por el hacinamiento   que supera el 50%, en un momento donde se está implementando el distanciamiento social y donde cínicamente los responsables de esta situación arguyen, la no existencia de problemas sanitarios en las cárceles y dan alegremente, un parte de victoria por haber frustrado la fuga de presos a costa de una masacre carcelaria (25 presos asesinados y 85 heridos), evidenciándose por parte de este régimen el desprecio a la vida de las personas.

Las medidas a tomar que se deben exigir al  gobierno para de verdad contener y enfrentar esta pandemia no solo debe ser el aislamiento,  confinamiento, distanciamiento social, buenos hábitos de higiene, sino también la destinación de recursos financieros suficientes, para mejorar la deteriorada infraestructura hospitalaria,  la dotación de equipos tecnológicos y científicos para la práctica masiva de pruebas y atención médica  de los contagiados que se compliquen y sobre todo los elementos  de protección del equipo médico que están de frente en esta pandemia.     

Además de los recursos para contener y enfrentar la pandemia,  se tiene que exigir al gobierno destinación de recursos para auxilios económicos a los desempleados, trabajadores formales e informales que resulten afectados como consecuencia de la disminución o parálisis económica de las empresas y el comercio, alivios crediticios a los campesinos, agricultores, pequeños empresarios  y tributarios a los pobres, no despidos ni licenciamiento de trabajadores, ni suspensión de contratos.  Es hora de que se socialicen las inmensas ganancias del gran capital obtenidas con la super explotación de los trabajadores.

Para la liberación de estos recursos es indispensables exigir una modificación del presupuesto general de la nación y del Marco Fiscal a Mediano Plazo, donde se priorice lo social, por encima del presupuesto para la guerra y el pago de la deuda externa. Por lo tanto se requieren medidas de choque como la suspensión del pago de la deuda externa y utilización de las reservas internacionales, para auxiliar a los sectores pobres   y no   para auxiliar al sector financiero y empresarial, como lo ha hecho este gobierno, con la expedición del decreto 444 del 21 de marzo de 2020.  Mientras el pueblo Colombiano clama a gritos al gobierno la liberación inmediata de  recursos financieros para enfrentar esta pandemia y sus  efectos económicos en los sectores mas vulnerables, descaradamente y sin escrúpulos el gobierno de IVÁN DUQUE, aprovechando la declaratoria de emergencia económica,  social  y ecológica, emite dicho decreto,  saqueando los recursos financieros del Fondo de Ahorro y Estabilización –FAE- y los de el Fondo de Pensiones Territoriales –FONPET- haciendo un auto préstamo a 10 años y a  0% de interese,  para auxiliar al sector financiero y los grandes empresarios, decisión que ha sido rechazada por algunos mandatarios regionales y locales y que debe ser rechazada contundentemente por  los trabajadores y el pueblo Colombiano.

Un  reto  para los sectores sociales, populares, democráticos progresistas, revolucionarios y en general para los trabajadores y el pueblo Colombiano,   es la necesidad urgente, de la lucha por un sistema de salud y seguridad social estatal  sin intermediarios y con recursos suficientes garantizados en el Presupuesto General de al Nación.

Ante esta realidad se hace indispensable el autocuidado y la solidaridad entre todos  nosotros los trabajadores y el pueblo  que resultaremos  damnificados no solo por el COVID 19, sino por la afectación del aislamiento y confinamiento.

Se requiere en este aislamiento y confinamiento físico, que las organizaciones sociales,  populares y sus dirigentes,   no nos aislemos comunicativamente, para lo cual es necesario   activar mecanismos   virtuales, para análisis de la situación  y unificarnos en orientaciones al movimiento social y popula,  exigiendo  a los gobernantes  salidas favorables a los trabajadores y al pueblo  en esta pandemia  y seguir confrontando a este régimen.

SUSPENSIÓN INMEDIATA DEL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA….

POR LIBERACIÓN DE RECURSOS PARA LA INVERSIÓN SOCIAL….

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS RICOS…

FUERA DUQUE Y EL COVID-19…

MOVIMIENTO POR LA CONSTITUYENTE POPULAR-MCP-

DIRECCIÓN NACIONAL

 

MARZO 23 DE 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.